Niñas y niños

Crecen sin que nos demos cuenta.

Dejan atrás esa etapa de inocencia y empiezan a prepararse para la vida.

Nunca dejan de ser nuestros niños, sin embargo verles crecer es una mezcla de añoranza por el pasado e incertidumbre por el futuro.

Una sesión fotográfica anual que simbolice ese paso es un recuerdo que merece la pena tener.

Estas sesiones están creadas y dirigidas para niñas y niños a partir de 5 años.

Desde esa edad, es posible hacer una sesión más dirigida (siempre desde el enfoque de la naturalidad),

en la que puedo conseguir retratos de gran sensibilidad y belleza de ellos.

1/22
arrow&v

Si necesitas que te resuelva cualquier duda o quieres reservar tu sesión, escríbeme

SÍGUEME EN INSTAGRAM

© Iris Gutiérrez 2019