Iris 1.jpg

SOY MAMÁ Y FOTÓGRAFA

espiga%2520naranja_edited_edited.png

Me gustan los gatos y dibujar corazones.

Los arco iris a los que se les ve dónde empiezan y dónde acaban.

No digo que no a una locura y me da miedo arriesgar pero lo acabo haciendo.

Mis ojos volvieron a sonreír, pero "en mi defensa debo decir que él me sonrió primero".

Y aquella noche con la ciudad brillando sólo para nosotros fue más de lo que nunca pude imaginar.

Él también me ha dado algo con lo que nunca conté.

Cuesta llegar a ella y nunca sabes, pero cuando te sonríe todo lo demás importa menos.

No regala su cariño y por eso, para mí, tiene aún más valor cuando lo muestra.

Y la entiendo, porque yo también soy un poco así.

Mis hijos son mi debilidad. Me dan lecciones cada día y me hacen ser mejor persona.

Me sonríe el corazón cuando Ethan me pide ayuda para encontrar las galletas que ha echado en la leche.

Cuando me pide que le acaricie la espalda para dormir o que le cante “Hello”.

Cuando me llama mamisita pesiosa.

Con sus saltos y su risa.

Con su carrera para abrazarme cuando vuelvo a casa.

Jon tiene dos añitos y nos ha enamorado a todos.

Se hace querer con su sonrisa nada más despertarse y verme.

Con sus chillidos y carcajadas cuando le hago cosquillas.

Marc me está haciendo disfrutar, por primera vez, de una lactancia materna exclusiva preciosa, y tiene una sonrisa infinita. Él ha completado la familia que siempre quise tener.

Marc 66.jpg
helechos 1.jpg
Niños parcela 19.jpg

Mi fotografía ha ido madurando conmigo. Ahora, con 32 años y mamá de 3 niños, puedo decir que siento paz y creo que mis fotografías transmiten esa calma. Siento la necesidad de seguir expresándome a través de mi trabajo. Quizás todo lo que puedas ver en esta web, sea un reflejo de lo que soy, de lo que siento y de cómo lo siento.  

​Óscar dice que mi trabajo tiene una sensibilidad diferente, especial. Es verdad que mi forma de ser, de hablar, de comunicarme y expresarme, nada tiene que ver con la suya, y siendo ambos fotógrafos, el resultado puede llagar a ser muy diferente en una misma sesión. Las fotografías son el reflejo de uno mismo, de como se siente por dentro en el momento de la sesión.

No sólo se dispara con la cámara. Se dispara con la experiencia, las vivencias y lo que una siente a la hora de querer transmitir un mensaje. Para mi la maternidad es una responsabilidad que no tiene igual. Sentir que nuestra manera de hablar, actuar y reaccionar, deja marca en ellos, ha hecho que crezca a todos los niveles. Esto se refleja en mis fotografías y puedo decir que he llegado a un punto de madurez en ellas con la que me siento muy satisfecha y cada vez que entrego una galería siento orgullo del legado que van a poder dejar esas familias a sus hijos. 

Nos vemos muy pronto.